5 canciones que te demuestran que entrenar a tu equipo de trabajo te asegura el éxito.

Pocas cosas en la historia moderna han tenido tanta trascendencia como la música. Las otras artes (la literatura, el cine, la pintura, etc.) también han marcado hitos importantes, pero suelen vivir épocas de gloria y luego otras temporadas de olvido, como olas cíclicas que atrapan a distintas personas a través del tiempo.
 

 

La música, en cambio, es imperecedera. Las canciones siempre encuentran dónde ser escuchadas y podemos ver en spotify que distintos artistas, de distintas épocas, tienen un importante número de reproducciones que demuestran que siempre son cantadas y disfrutadas sin importar cuándo fueron escritas.

 

Pero sentimentalismos aparte, la industria musical es también más dinámica que otras expresiones artísticas pues en muchas ocasiones solistas y agrupaciones encuentran en la colaboración la manera de trabajar distintas técnicas, experimentar con sonidos, ritmos, instrumentos y, al final del día, evolucionan por el trabajo en conjunto.

 

Por eso, y para que programen su playlist esencial, les traemos las 5 canciones que son grandes gracias al trabajo en equipo con otros artistas.

1. Wouldn’t it be nice – Beach boys


Conocidos a principios de los sesenta por sus melodías típicamente gringas y con éxitos como Surfin’ USA y I get around, en el invierno de 1965 Brian Wilson decide darle un vuelco total al grupo californiano. Reclutó al poeta y publicista Tony Asher para darle una nueva métrica, unas letras y un tono más maduro al grupo con respecto a su costumbre de hablar de autos, mujeres bronceadas y playas. El resultado fue el álbum Pet Sounds, que contiene éxitos conocidos como God Only Knows, que es de lejos la canción de amor más hermosa de todos los tiempos, según Paul McCartney; y por supuesto Wouldn’t it be nice, una canción sobre un mundo mejor perfectamente armonizada por las voces de los integrantes.

2. Heroes – David Bowie


Conocidos a principios de los sesenta por sus melodías típicamente gringas y con éxitos como Surfin’ USA y I get around, en el invierno de 1965 Brian Wilson decide darle un vuelco total al grupo californiano. Reclutó al poeta y publicista Tony Asher para darle una nueva métrica, unas letras y un tono más maduro al grupo con respecto a su costumbre de hablar de autos, mujeres bronceadas y playas. El resultado fue el álbum Pet Sounds, que contiene éxitos conocidos como God Only Knows, que es de lejos la canción de amor más hermosa de todos los tiempos, según Paul McCartney; y por supuesto Wouldn’t it be nice, una canción sobre un mundo mejor perfectamente armonizada por las voces de los integrantes.

3. Dark side of the moon – Pink floyd

 

El álbum conceptual más completo de todos los tiempos es una oda a la locura llevado a su máxima expresión y, además, completado por el trabajo de sonido que le aportó Alan Parsons (The Alan Parsons project). El álbum comenzó a grabarse el 1 de junio de 1972 en los estudios Abbey road y entre las voces grabadas que se encuentran en el material que se usó aparecen desde el portero del edificio, hasta Paul y Linda McCartney. La dinámica de trabajo fue perfecta; el grupo trabajaba hasta que Roger Waters detenía todo porque quería ver un partido del Arsenal o el resto del grupo cuando tenían una cita sagrada con las emisiones del programa Monty Python’s Flying Circus. Entonces Parsons aprovechaba para organizar todo el material. Una vez regresaban, escuchaban los arreglos del sonidista y sobre ellos volvían a grabar. Así se gestó el álbum más influyente en la historia posterior del rock.

4. On Melancholy Hill – Gorillaz

 

En 1998, Damon Albarn, el vocalista de la banda Blur, y el dibujante Jamie Hewlett crearon la banda virtual Gorillaz, conformada por cuatro miembros ficticios:  2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs. Desde entonces Gorillaz ha sido una amalgama de géneros y voces al ser una constante fusión de artistas de distintos grupos que han colaborado en la música de la banda. Entre los más reconocidos están Simon Tong (The Verve y Blur) y Paul Simonson (The Clash).

5. Hello, goodbye – The Beatles

 

El día que John conoció a Paul, nos cuenta el escritor Jim O’Donnell, era un caluroso 6 de julio de 1957 y en la costera ciudad de Liverpool se celebraba la fiesta anual de Woolton Parish Church Garden Fete, donde un grupo local, los Quarrymen Skiffle Group liderados por John Lennon, habían sido invitados a tocar como parte del programa. Luego de una presentación llena de improvisación y poca habilidad con la guitarra, un aún más joven Paul McCartney se subió al escenario y logró asombrar a Lennon con su habilidad para tocar y la misma y familiar arrogancia elegante que John tanto conocía. Pronto, Paul le estaba enseñando a un John embelesado cómo afinar su guitarra y escribir los acordes y las letras de algunas de las canciones que acababa de tocar. Un par de semanas después, Lennon le hizo la invitación a McCartney de unirse a los Quarrymen Skyffle, que no duraron mucho. Pero luego se convirtieron en el dúo que colaboró con más éxito en toda la historia del rock: los beatles.

Vale la pena recordar que la cooperación supone algo más que plantear un fin común como individuos y trabajar en equipo para llevarlo a cabo. 

 

Detrás de la colaboración hay valores fundamentales como la solidaridad y el aprecio por las ideas del otro. Immanuel Kant planteaba que la sociedad y los individuos en ella no son seres aislados y que a partir de nuestras resistencias, rivalidades y solidaridad es que somos capaces de crear mejores relaciones y proyectos futuros.

 

El árbol plantado solo en un campo, crece torcido y extiende sus ramas a lo lejos; por el contrario, el árbol que se alza en medio de un bosque, crece derecho por la resistencia que le oponen los árboles próximos, y busca sobre sí la luz del sol”. (Pedagogía, 1803).

 

Para Kant el destino de la educación es social, pues buscando relacionarnos con otros, creamos conexiones, amistades, alianzas o simplemente puntos de vista que nos permitan crecer como humanos. Si estamos próximos a otras personas que tengan objetivos en común, podremos aprender más fácilmente a buscar la luz del sol como los árboles en el bosque.

 

En este mundo tan líquido en el que nos encontramos, es imprescindible que las empresas inviertan recursos en el entrenamiento de sus colaboradores para tener espacio de creación donde la inteligencia compartida sea generadora de grandes ideas. 

 

A los David Bowie, Iggy Pop y Paul McCartney del mundo los impulsó el tener un par que los motivara y retara a ser mejores profesionales. Su música se puede entender dentro de la necesidad de estar al nivel de otros grandes que los acompañaban y les opinaban sus trabajos.

 

Nadie se hace grande en la soledad del desierto, y la perfección que podemos lograr como individuos, empresarios, artistas o simplemente humanos la vamos a encontrar siempre en darnos la oportunidad de aprender junto a nuestros semejantes, que hoy en día implica ver el mundo en sus infinitas diferencias sociales.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Diseño de Futuros

Desarrolla la habilidad de pensar con visión futurista y así anticiparte a los cambios para tomar decisiones informadas y ser creativos imaginando nuevas posibilidades para ti y para tus ideas de negocio en nuestro nuevo Bootcamp Diseño de Futuros.

Celular y Whatsapp:
(57) 310 478 5600
inscripciones@nogma.co
Bogotá D.C., Colombia