8 Habilidades que te conviene aprender en este 2020

8 Habilidades que tienes que aprender en este 2020

Potenciar cualquiera o todas de las siguientes habilidades va a ser necesario si en tus objetivos de año nuevo está realmente crecer como mejor profesional. 

El poeta griego Arquíloco decía: “Mientras que el zorro sabe de muchas cosas, el erizo sabe mucho de una sola cosa”. Este proverbio resalta las características propias de los dos animales en cuestión: el zorro, astuto por naturaleza, aprende distintas habilidades para cazar, huir y sobrevivir. No es experto en ninguna, pero las maneja todas. El erizo, por su parte, sobrevive de los depredadores con una defensa absoluta. No sabe hacer más, pero esta sola habilidad le mantiene con vida.

¿Pero qué significa esta clasificación a puertas del segundo decenio del siglo XXI? Con un mundo cada vez más líquido, donde la forma en que se mueven los negocios cambia radicalmente cada par de años, donde las recientes tecnologías ganan terreno a pasos de gigante, ¿es mejor ser un zorro o un erizo?

Pongamos por ejemplo a los desarrolladores. En el siglo XX, un programador debía conocer un lenguaje y ese conocimiento era suficiente para entender el mundo que lo rodeaba por muchos años. Hoy en día, sin embargo, un desarrollador nunca conoce suficientes herramientas e incluso lenguajes para mantenerse actualizado en el mercado; y si a eso le sumamos que en algunos casos para poder ejercer su trabajo hay que tener nociones básicas de otras áreas de conocimiento como diseño gráfico, UX, redes sociales y un largo de etcéteras, da cuenta que seguir siendo competente en estos años próximos implica no solo tener profundidad de tu área específica sino el conocimiento básico de diversas habilidades.

Esto no es nada nuevo, así ha sido siempre solo que ahora con mayor intensidad. 

Es de conocimiento público que para este momento es esencial conocer sobre Data, Planning y Marketing digital para ser competente dentro de la industria del marketing. ¿Cuánto debes saber de cada tema? Esa respuesta solo la tienes tú. 

Estas competencias no hacen parte de ningún currículum universitario, lo que es en sí mismo una deficiencia de nuestro sistema de educación, pues por sí solas son esenciales para poder desempeñarte a cualquier nivel y en cualquier área laboral a la que te dediques. Por eso traemos este listado de las 8 habilidades que necesitas aprender  este 2020 (la última no es una habilidad, es una necesidad).

Public speaking

Si bien está categorizada como una competencia blanda, hablar en público es una habilidad crucial para ser exitoso; es algo que solo se relaciona con las personas del área comercial. Los negocios por mucha tecnología existente al final siempre los harán las personas;  alguien que no sepa cómo comunicar sus ideas y emocionar a su audiencia eventualmente perderá oportunidades. Quizás tú piensas que habla muy bien en público, déjeme decirte que esto en un alto porcentaje no es cierto, hay personas que tienen la expresividad necesaria pero no la capacidad argumentativa; o tienen toda la info en la mente pero aburren su presentación llenándolas  de cajas de texto.  

Ten en cuenta que hablar en público no solo se trata de decir las palabras en su orden correcto, se trata de la emoción que puedas generar. ¿No me crees? Te invito a que pienses en Churchill quien a punta de discursos transmitidos por radio impulsó el honor y tenacidad necesaria para que el pueblo inglés soportara con vehemencia y saliera triunfante sobre la máquina nazi.


Finanzas

Uno de los momentos para los que usualmente están menos preparadas las personas, al realizar una entrevista de trabajo o pedir un aumento —si ya se encuentran dentro de la empresa—, es negociar el salario. Tan es así que, según cifras de la plataforma digital Show Me The Money, el 80% de los profesionales no sabe cuánto debería ganar. Pero más importante es que la gran mayoría de profesionales no saben cómo ni cuánto cobrar por un trabajo freelance, incluso hay empresas de etapa temprana que desconocen los criterios base para definir un precio a sus productos. 

Tomate el tiempo de definir el precio rentable para tu trabajo y además, aprende las bases de cómo negociar, esto te evitará dolores de cabeza.


Resolver problemas complejos

Decir que un problema es complejo puede resultar incluso una necedad, mucho más si pensamos en ello en términos de complejidad. Pero un problema complejo tiene una serie de características que no resultan tan obvias. 

Resolver problemas se trata de una metodología que consiste en utilizar fórmulas genéricas o a medida, de una manera ordenada, para encontrar soluciones eficaces a los problemas. Y es que, es relativamente frecuente que uno de los principales obstáculos a la hora de resolver un problema provenga de esquemas mentales que impiden su correcto abordaje y solución. Aplicar un buen proceso en la resolución de un problema puede marcar la diferencia en cuanto a rapidez y efectividad. Lo contrario puede conducir a soluciones ineficaces generando, en muchos casos, una enorme frustración.

Hemos sido testigos que en el marketing y los negocios es frecuente que no se logre diferenciar entre la causa y la consecuencia de un problema, comúnmente estamos atacando las consecuencias; más no vemos las causas, así el problema persiste e incluso puede aumentar. 


Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es un proceso que ayuda a organizar u ordenar conceptos, ideas y conocimientos. Este tipo de pensamiento se utiliza para llegar de la forma más objetiva a la postura correcta que debería uno tener sobre un tema. Tener un pensamiento crítico implica que seamos objetivos al momento de analizar. La evaluación de la realidad por medio del pensamiento crítico se puede realizar por diversos métodos como observación, experiencia, método científico, etcétera.

El contexto que tiene una persona sobre algún tema es vital, por eso la lectura es imprescindible para tener la información necesaria para abordar un reto ¿Cuántos libros leíste este 2019? 


Liderazgo e influencia social

Tu capacidad de persuasión te llevará a convertirte en una persona con gran potencial de protagonismo, y eso te otorga cierto poder y una posición en una organización o entorno concreto. El liderazgo se consigue a través de la realización de acciones relevantes en un momento concreto o área, y tiene mucho que ver con el ejemplo puntual en el trabajo bien hecho o la notoriedad. La influencia social lleva a una dimensión mayor, ya que dispone para ejercer cierto dominio sobre las voluntades de una persona o un colectivo para conseguir algo previamente dispuesto, lo que se haya propuesto.

Para este entorno competitivo no basta con ser bueno haciendo una tarea puntual con la calidad y tiempo requerido, quizás esto nos puede dar el reconocimiento necesario para ser visto como el experto en x tarea pero no será suficiente para ponernos en el foco de candidatos a liderar un equipo de trabajo. 


Inteligencia artificial

La inteligencia artificial (IA) hace posible que las máquina aprendan de la experiencia, se ajusten a nuevas aportaciones y realicen tareas como hacen los humanos. La mayoría de los ejemplos de inteligencia artificial de los que escuchamos hoy día – desde computadoras que juegan ajedrez hasta automóviles que se conducen por sí solos – se sustentan mayormente en aprendizaje a fondo (deep learning) y procesamiento del lenguaje natural. Mediante el uso de estas tecnologías, las computadoras pueden ser entrenadas para realizar tareas específicas procesando grandes cantidades de datos y reconociendo patrones en los datos. Según un informe de la Agenda Digital para Europa 2014-2020 publicado por la Unión Europea, en 2020 harán falta 900.000 profesionales en informática para cubrir la demanda de desarrolladores de software, que crece un 3% cada año. En Latinoamérica se estima que se necesitarán aproximadamente 3 millones de profesionales en tecnología para 2022.

Pero más allá de convertirte en un experto de inteligencia artificial es necesario que conozcas su potencial y cómo puede ser útil en el futuro inmediato, la razón es simple: Esta herramienta está atravesando los negocios y un profesional no puede ser un inexperto en algo que está y va a seguir impactando el entorno.


Creatividad

La creatividad es una habilidad excepcional que todos tenemos a nuestro alcance. Gracias a ella, tomamos mejores decisiones, innovamos en nuestra realidad, hallamos más respuestas a los problemas cotidianos y alineamos sueños con logros. A menudo, solemos pensar que esta capacidad está relacionada directamente con el acto de crear, empleándose únicamente en cuestiones artística. La fría realidad es que una persona creativa tiene cabida en cualquier faceta y campo que desee. 

A nuestra escuela nos llegan ofertas laborales donde la constante es la búsqueda de una persona competente en tareas puntuales pero que además “piense”, como si esto fuera una habilidad segregada de la naturaleza de las personas. Hoy los profesionales parecen tener una obsesión con el aprendizaje de herramientas, trucos, claves, etc., pero luego de aprenderlas eficazmente no saben qué hacer con ellas, porque no tienen la capacidad de generar ideas para aprovecharlas. 


Descansar

¿Te parece bien decir que trabajas 12 o 14 horas diarias? Es probable que tengas en frente más tareas de las que puedes resolver o solo eres improductivo.

En nuestro país hay una aceptación social por aquellas personas que trabajan un gran número de horas a costa de su descanso, grave error. Las data demuestra cómo nuestra productividad es solo ¼ de la que puede tener un alemán y esto tiene que ver en buena medida con el uso del tiempo libre, en especial con el descanso y el nuevo dogma de fe que es el trabajo sin tregua. 

Tendemos a infravalorar la importancia de descansar lo suficiente, sin embargo, el descanso es un factor importante para la salud y bienestar. Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera y restaura mediante varias fases que ocurren durante el ciclo de descanso. Si duermes 8 horas diarias, la memoria mejora, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja, la inflamación en el cuerpo se reduce, la concentración y capacidad mental mejora, y tendrás más energía y mejor humor; pero especialmente el descanso de calidad mejora nuestra atención y sí, ser más eficientes. 

La buena noticia es que todos aquellos síntomas se podrían evitar dándole la importancia al descanso. Asegúrate de dormir 7 – 8 horas cada noche, así tendrás mucha más energía, motivación y rendirás.

¡Felíz 2020!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin